25 setiembre 2011

EL MITO DE LA LLUVIA

Por: Oscar Leon Condori Apaza
En los tiempos de sequía, los nativos aimaras del valle de Jacantaya sufrieron penurias, la tierra no producía, los ríos y manantiales estaban secos, los habitantes del lugar empezaron a lotear los cerros por las raíces de algunos pastos y plantas silvestres comestibles; en las orillas del lago eran codiciados la raíz tierna de la totora, el llachu y otras plantas acuáticas. Los roedores, lagartijas, y los peces del lago constituyeron el alimento básico de sobrevivencia.

Los mallcus (autoridades) y los yatiris (sabios) se juntaron para hacer el pago a la tierra, invocaron a la tierra, al cielo y a los dioses para que cese el castigo, mientras que los niños y las mujeres subieron a los cerros que rodean a Jacantaya; especialmente a Tanpuchaca, Queñalati, Paruparu, Chunchupajta, y a los cerros de Lequesani, Talajira y Pojena, para llorar gritando ¡hay vakaaale! (estoy llorando),  que mal te hemos hecho, perdónanos y haz caer agua del cielo.

Lloraron con desesperación y mucha fe, hasta que los cielos se abrieron y aparecieron las nubes y las primeras gotas de lluvia, Los niños seguían llorando y la lluvia seguía aumentando más y más. Llovió intensamente por varias semanas, se formaron los ríos y los barrancos de llachisa, cairani, patapata, jalsu cuyo y las cochas de Huayrapampa y Jihuañcucho.

Desde entonces se recomienda no hacer llorar a los niños huérfanos y menesterosos por temor a la lluvia y los castigos con inundaciones y huaycos. A las madres jóvenes se les recuerda no hacer llorar a sus bebés en las pampas, en las punas y lugares elevados al pastorear o labrar la tierra, porque existe la creencia de que el llanto de los niños atrae la lluvia.

1 comentario:

Diegooooo dijo...

quien es el autor, año? porfavor